domingo, 21 de noviembre de 2010

Lo que sucedió cuando un mundo perfecto y un país extraño se encontraron (Parte II)

Noche, ella cubre la espera... la hace más profunda, más densa... El tiempo corre rápido y se le acaba.

La luz ilumina su rosto, y una sonrisa se dibuja sobre el de ella. Él no la ve aún y ella anhela que sus ojos se vean, ha estado lista.

Se acaba la nocha; sí, en tres pasos, en tres segundos se acaba la noche y toda oportunidad de estar con él nuevamente se resume a una sola. Ella camina hacia donde él está. (Recordando todas aquellas cartas sin enviar que guarda en un cajón)

Sus ojos se encuentran... sus ya conocidos ojos se ven una vez más. La debida sonrisa no puede ser más natural en ella y ésta produce la de él... vaya, una ventaja de Annie, un punto débil que conoce.

Se agota el tiempo y las razones para estar cerca. Improvisan. Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que estuvieron juntos... y entre palabras ella oculta el grito que lleva por dentro, lo ha querido todo este tiempo.
Crecen, crecen con cada segundo sus ganas de abrazarlo, sus ganas de decirle todo lo que le ha sucedido, de volver atrás y perderse entre sus brazos y sentirse otravez segura dentro de ellos.

"No te olvides de despedirte" dice Annie, "bueno" responde. Y ella lo ve pasar una y otra vez; y él la ve y sonríe.

Es ella la que se va ahora, trae sus cosas, se despide de la gente "normal" y él, él la ve y justo cuando llegaba a despedirse de alguien más, él se intromete en su camino, extiende sus brazos y a Annie... a Annie se le viene el mundo encima... su abrazo ya no es el mismo, pero sus palabras la entrelazan "Veremos cuándo nos encontramos nuevamente" dice. Sin nombres en diminutivo, sin "te quiero"s, así de seco como es él, y por lo tanto sabe también que es lo que quiere decir realmente. Annie se convence de inmediato que las palabras de él no son vacías, la abraza más fuerte y suelta.

"Sí" responde. ("Diablos, voy a llorar") Levanta su mirada pero no alcanza a ver sus ojos. "Me iré", piensa, "porque así debe de ser.
("Me iré porque vine") y la noche cubrirá nuevamente su espalda mientras se aleja y no voltea. Ella lo quiso, lo quiere y olvidó decirlo... durante años, durante este momento, el único que le quedaba.

Noche, las palabras dentro del tren se vuelven murmullos y luego, nulas... ella piensa en lo que pasó. ("¿Me quieres?, olvidaste decirlo")

Noche, ella se sienta y escribe lo que pasó. Lo que piensa no cabrá en una carta, si pudiera enviar una lo disfrazaría, todo esto, con un simple "Feliz Noche" ridículo que probablemente perderías, tal vez, al instante.

Noche, "Sí, quiero volver a verte" dice Annie en voz alta... "pero no tan pronto, para ver si de esta forma te puedo dejar ir, aunque esta vez sea yo la que se va".

lunes, 25 de octubre de 2010

Respiro

Jamás respiré como aquella vez frente a ti. Era real, el único respiro que he dado en verdad. Aún no estoy segura si fue o no un respiro o si solamente creí que lo había hecho... Inhalé para nunca volver a exhalar de la misma forma. Al morir quisiera hacerlo de nuevo... respirar una vez más frente a ti... porque el simple olor de tu presencia me inundaría nuevamente en la vastedad de un momento sin palabras... el simple "neuma" que está frente a nosotros es suficiente.

lunes, 21 de junio de 2010

Así que el temor una vez más se filtraba en sus pensamientos. Ella era fuerte, lo sabía y, sin embargo, a veces le cansaba el serlo. Nadie le pedía que lo fuese, pero se sentía obligada... viéndolo bien, le gustaba el hecho de que otras personas la admiraran por no ser igual de sensible que todas las otras mujeres de su edad.

Pero esta era una de esas ocasiones en las que al empezar a enfrentarse a algo, se recordaba de otra vez que había pasado lo mismo, y el pasado hacía que en su cerebro latieran recuerdos de veces que no había salido bien. Esta vez podía ser igual. Esta vez podía ser diferente.

El único recurso que tenía, lo único que había en su mano, lo único que estaba de su parte, lo tomó y se aferró a ello como si ese fuese su último paso en esta vida.

Se levantó de donde estaba, tomó la desición y esperó buenos resultados.
Sin darse cuenta que era lo mismo que hacía el mundo; lo que hacía que el mundo se moviera.

"Ad alzarsi!"

jueves, 11 de marzo de 2010

Perdurable


Yacía tirada en el suelo, sin ningún atractivo, seca, despreciable, olvidada. Aunque la noche cubría su desdichada figura... "ya no sirve de nada" diría alguien; lo comido, lo arrugado ya a ninguno le interesa.

Los meses pasaron por ti y aquella, aquella figura hermosa, roja, deseable que colgó del árbol un día, se ha vuelto oscura en un momento.

La manzana colgaba del árbol...
En su juventud, en los días que todos los que los han pasado añoran... -el rocío que cada día cubría tu forma, el árbol aún te sustentaba... vivías, soñabas, anhelabas.-

La manzana cayó del árbol...
-¿Te cansaste tal vez? ¿Te cansaste de ser deseada? Tal vez ninguno se animaba a venir por ti, eras demasiado, estabas muy lejos. Aquellos que tiraban piedras no pretendían lastimarte. Y, en el suelo te das cuenta de que eres tan vulnerable como cualquier otro ser... el árbol ya no te protege, las hojas no te cubren más y la savia que alguna vez tomaste se quedó ahí; solamente tienes la tuya, tu propia.-

La manzana fue probada...
-Miedo, satisfacción, dolor, pena e incluso un poco de ira por no haber esperado más tiempo para caer, recuerdas el momento en que la gravedad- inevitablemente- hizo lo que el tiempo se propuso, y ahora estás en manos de lo que hizo el destino. Un fatigado camino, un ansia, un deseo. Te han visto y servirás para el bien de un cansado peregrino.

Ahora has dado lo que tenías, lo que por meses habías mantenido para ti y para ti solamente.
Pero valiste, valiste lo suficiente para hacer parar a alguien en su camino, lo suficiente para que cayera rendido ante ti, lo suficiente para saciar su hambre, y de ti sacaste la fuerza para decirle al fin que se fuera satisfecho, que era suficiente lo que había hecho por ti... Lo que tú hiciste por él.

¿Qué esperabas? ¿Que te guardara? Has cumplido tu propósito. Ahora estás tirada.-

Ella se desliza lentamente hacia abajo de la piedra en la que estaba...
Pero aún queda algo en su interior... Algo digno de sembrar, algo por lo que vale la pena esperar días, meses, años... el tiempo hará lo que mejor le parezca. Y esta vez la gravedad no podrá en contra de ella... crecerá -inevitablemente- crecerá; y de ella se repetirá la historia una vez más.

sábado, 30 de enero de 2010

Palabras

Bien, esta es mi primer entrada, de la cual muy probablemente me reiré más tarde...
Siempre me sucede, escribo algo que al parecer es muy inteligente y luego, al leerlo se me hace tan absurdo!.. Creo que no es mi culpa, "Todo lo que está en el tiempo, cambia" así que me aferro al hecho de que estoy en el tiempo y soy un ser cambiante (como defensa a mi tan ingenuo pensamiento)
Lo que afirmo un día lo niego por completo al día siguiente... Está mal, lo sé pero es la forma en la que he creado mis argumentos, rebatiéndolos y afirmándolos, creando una guerra dentro de mis pensamientos y a veces prefiero simplemente aparentar que estoy segura de una sola cosa... Pero lo que creo, en el momento en que lo creo, lo creo con todo mi corazón.

Bien, pero este blog no se tratará de mi... sino de lo que pasa por mi cabeza; o en ocasiones que, como hoy... tengo un lápiz en mi mano y disposición de usarlo. Gracias por leer.