miércoles, 21 de junio de 2017

¿Qué es esto?

¿A dónde vas?
Así termina
todo esto
de esta manera.

La roca que eres
es la que quiero ser:
Inmovible,
quieta, firme.

Veo hacia atrás,
no hay a qué aferrarme.
No hay a quién caer.

Es como si de repente
en lugar de ir cayendo
de golpe
camino.

No estás.
No estuviste.
No hay nada atrás,
todo estaba en mi mente,
todo lo creé.

Qué vacíos se sienten los espacios
que antes estuvieron llenos,
llenos de qué, no sé,
de algo.

Siento haberme rendido
en un juego que jugaba yo sola.

Como vestida de payaso
en reunión importante,
como la única sin uniforme,
como quien ha tragado un terrible peso
de realidad.

No estás.
Qué extraño.
Nunca fuiste,
nunca fuimos.
Ya pasó.

¿Qué paso?
Nada.