domingo, 7 de agosto de 2016

Frente al camino

Palabra a palabra
mirada a mirada
voy desapareciendo
de delante de ti.

He estado
anunciando
mi partida.
Pero el que se va realmente
no se despide...
como muerto,
desaparece.

¿Qué mas?
ya nada.
Ni dolor, ni espanto:
quietud.

Así
como último respiro,
como muerte
sin aviso:
salgo.