viernes, 17 de junio de 2016

Roble

El roble se despliega
desde la tierra que se labra
y se da a sí mismo
por madera de servicio.

Apunta cada día
al cielo
recibe de él luz
y de ella, da semilla.

Junto al roble
descanso, sonrío,
me acomodo en sus raíces
y me siento a contemplar.

Recibe la mañana,
y cada paso del sol
sobre su cabeza
le muestra cosas
que luego enseña.

El roble recibe a todos,
a todos saluda de lejos.
Ninguno bajo su sombra
vuelve al mundo sin haber aprendido.

El roble es la fuerza noble.
La corrección que apunta
al verdadero Norte.
La brisa suave que a media tarde
refresca, sonríe y juega.

__

Que siempre estés,
mi querido roble.
Te amo papá.