miércoles, 11 de julio de 2012

El otro hombre

El otro hombre, para verse, utilizó los ojos de un amigo.
El otro hombre, para descansar, se fue a pasear por el desierto.
El otro hombre, para vestirse, mató un animal y usó su piel.
El otro hombre, para informarse, hacía las preguntas correctas.
       El otro hombre se gobernaba a sí y gobernaba su tierra.